No somos territorio de conquista

Proyecto multidisciplinario

2019

Por nuestro territorio cuerpo-tierra circulan saberes y memorias afectivas que se vinculan y permiten expandir nuestros deseos de manera comunitaria. No somos territorio de conquista invita a despertar esas memorias y a recuperar esos saberes que se activan mediante el arte y el encuentro, y que establecen identidad. Convocar los espacios íntimos, la corporalidad y los alimentos nos permite hablar del vínculo entre la tierra, nuestras experiencias encarnadas y los haceres-saberes a través de los cuales nos constituimos, nutrimos, sanamos y protegemos la territorialidad, vinculándonos simultáneamente con otrxs, posibilitando así la comunidad y el buen vivir.